¡Diosss, qué pena de robalo!!!

Ya en otra entrada en
este blog con fecha 19 de febrero 2020 con título “Tras la picada, la captura
nunca está asegurada al 100%”
. Sea por el motivo que sea la captura termina
liberándose de los anzuelos triples; Pues en esta salida de pesca volví a
perder un buen robalo. ¡Qué pena de robalo!!!

https://solorobalizas.blogspot.com/2020/02/tras-la-picada-la-captura-nunca-esta.html

Pescando al amanecer,
cámara GoPro fija grabando continuamente, el sol comenzaba asomar por el monte
notándose los indicios de un día espléndido. En uno de esos lances Zassss!!!!
La gran picada se produjo en la caña Fisterra 3.25H y teniendo que poner la
caña en posición de combate, al otro lado parece Miguel que hay un buen robalo
👍.

LANCE - ¡Diosss, qué pena de robalo!!!

En la superficie ya pude
apreciar el tamaño del robalo golpeando la superficie, a pesar de ser a una
distancia lejana de la costa. El lance fue dirigido lateralmente a la costa,
por supuesto la elevación del pedrero me facilitaba una gran visión en todos
los sentidos.

 

VÍDEO
🎬HD:
A veces hay que saber
dónde están los límites de un pescador a la hora de recuperar la captura,
retirar a tiempo es la decisión.

     

 

Nada más que se produjo
la picada, la sensación de fuerza del robalo fue tremenda como si enganchase
en el fondo jajaja. Seguidamente comencé
a colocar el talón de la caña sobre la cadera para enfrentarme al robalo y al
oleaje contra la costa. Tras un buen control en la recogida, ajustando el freno
del carrete adecuadamente, logré traerle hasta la misma orilla. Ya cerca el
robalo tenía que evitar que cogiera profundidad hacia esas rocas cercanas a la
costa.

PICADA - ¡Diosss, qué pena de robalo!!!

El robalo venia
enganchado por solo un anzuelo triple de la cola del Gudari 170 F (Flotante) de
26 gramos en color Holograhipc Needlefish (de tres anzuelos que tiene un
triple, solo un anzuelo)

GUDARI - ¡Diosss, qué pena de robalo!!!

El robalo demostró en su lucha que buscaba
parapetarse entre las rocas cercanas y obligaba a regular la tensión del freno.
Dios menudo robalo y que mal enganchado venia el jodido jajaja, para alzarlo,
no era lo aconsejable (que por ganas, así lo haría de venir bien por los
triples)
El escenario donde se
produjo la lucha del robalo, coincidió como pasa siempre una serie de olas que
golpeaban la costa con fuerza, además de no tener donde poder varar la pieza,
el robalo venía muy mal enganchado.

El robalo buscaba unas
rocas muy cercanas a la costa para lograr cortar el hilo trenzado o el bajo de
fluorocarbono, pero al final de hice con el control, hasta logré tener el
robalo en superficie sin opción de vararlo y menos utilizar el gripper con tanta corriente.

OLEAJE - ¡Diosss, qué pena de robalo!!!

Al final me he visto
sin espacio teniendo por veces la caña Fisterra H totalmente en vertical y
buscar el trenzado con la mano para acercar y echarle la mano (con esas
corrientes siempre es un peligro de los anzuelos triples)
.

En esos momentos
siempre tenía que retroceder para evitar el peligro, incluso uno de esos golpes
aguanté hasta mojarme por completo a la espera de esa quedada de mar que nunca
se produjo. Al final unas vueltas del trenzado en el carrete, impidieron que el
freno no hiciese su misión haciendo firme y ayudado con una ola lateral el
robalo terminó por desgarrarse hasta soltarse del anzuelo.

LIO - ¡Diosss, qué pena de robalo!!!


Dentro del disgusto que
un pescador lleva de perder una captura, siempre queda la alegría que este no  lleva el señuelo atrapado en la boca, de ser así su sentencia sería con toda
la seguridad la muerte.

 

Un
saludo y BUENA PESCA a todos

— ATENCIÓN: El artículo pertenece al BLOG de Robalizas —


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Puedes usar estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

info@donpesca.com