Agridulce

Nuevo día de pesca aprovechando estos últimos días disponibles que nos van quedando de temporada. 

La verdad es que el tiempo de esta semana ha sido bastante malo para pescar, durante el fin de semana todavía coleaban las ráfagas de viento que nos han acompañado durante la semana aunque con bastante menos fuerza.


Bastante frío a primera hora, como no podía ser de otra manera, por lo que aproveché para pescar a ninfa unas muy buenas tiradas hasta que subiera la temperatura y poder acercarme a alguna tabla. Pese al frío, las truchas estaban sorprendentemente activas abajo, todas las posturas donde uno puede pensar que hay una trucha efectivamente allí estaba esperando alimento.


El caso es que tuve un buen rato de pesca hasta que sobre las 12 decidí acercarme a una tabla más arriba con la esperanza de encontrar alguna trucha en posición. Poca mosca, salvo las omnipresentes moscas pitillo que inundan los ríos en esta época. Se dejaban ver algunos Ecdyonurus que emergían desde las piedras de la orilla y, lo que es lógico en esta época emergiendo desde la lámina, como son las S. ignita y algunos bétidos que no pude identificar.


La eclosión era bastante escasa, muy pocas truchas estaban activas, apenas 3 o 4 pude ver que comieran de forma más o menos constante. Con una pequeña emergente con exuvia en antron intenté engañarlas pero no conseguí ninguna a la mano: dos subidas que no atiné a clavar y otras dos que dejé pinchadas en la clavada. Muy muy difíciles de engañar, ni pescando con un 10 y un bajo largo. El inconveniente del aire me complicaba mucho las cosas, además rizaba el agua bastante a ratos y las pocas truchas que se cebaban esperaban los pocos momentos de calma en superficie.


Pasadas las 2 de la tarde, y ya sin absolutamente ninguna actividad en las tablas (sorprendentemente) pero con algo más de mosca por el río, pequeños betidos claros principalmente, volví a las ninfas y a pescar casi los mismos pasos que por la mañana. Pues para mi sorpresa con unos resultados espectaculares, mejor incluso que por la mañana donde, ahora, las posturas buenas daban varias truchas y algunas de buen porte.


Con este buen rato final me di por satisfecho ya que el viento se estaba empezando a poner peligroso, además había mucho árbol caído por las orillas, incluso en el medio del río, por los fuertes vientos de esta última semana y no quería correr riesgos. 


Todos sabemos como están muchas riberas por culpa del cultivo salvaje de chopos que aprovechan la madera hasta la misma orilla del río (y estamos en lo de siempre, a nadie le importa, ni a la guardería forestal ni a los técnicos de la Confederación). Esto provoca rebrotes vigorosos al principio pero que con el tiempo genera árboles muy débiles que crecen en espesura haciéndose muy altos y finos, un auténtico peligro en días de viento.


Por otro lado, quisiera hacer un último apunte negativo más ante una situación que por desgracia es habitual y somos conscientes de que se hace aunque la mayoría de veces ni nos enteremos. Me encontré con dos pescadores en el río y los adelanté, como hago siempre, dejándoles un buen margen para que puedan pescar. Vi su coche aparcado muy próximo a la orilla, pues bien, pasado el medio día escuché como se cerraban las puertas y se iban por lo que volví hacia abajo a pescar “su zona” entrando al río por la entrada que tenían donde aparcaron. Pues parece ser que limpiaron la pesca dejando las vísceras allí mismo, en la orilla, a plena luz del día en un tramo sin muerte conscientes de su impunidad, saben que nadie con autoridad les va a vigilar porque la presencia de las autoridades en los ríos es absolutamente inexistente. Cada vez peor.


— ATENCIÓN: El artículo pertenece al BLOG de «Fly Spirit Blog» —


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Puedes usar estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

info@donpesca.com